Comparte

Peter Hook: Los sueños nunca terminan

Un mágico viaje por la historia de Joy Division y New Order
Peter Hook: Los sueños nunca terminan

Jueves 7 de diciembre, 2017Norwich Waterfront. Norwich, InglaterraExactamente un año atrás, Perter Hook, cofundador de la mítica banda Joy Division y New Order, debía presentarse en Chile, lo que sería la antesala de su ambiciosa gira mundial "Substance 2017". Lamentablemente, alegó problemas técnicos y no se presentó, dejando a sus fans con el dulce recuerdo de sus shows en el 2013 y 2014. Sin embargo, Hook no paró ahí y siguió con su tour que ya cumplió un año y termina oficialmente en abril del 2018.Digamos que ha sido un buen año para el inglés. La ácida y amarga batalla legal con sus ex compañeros de banda New Order llegó a su fin con un acuerdo en septiembre, permitiéndoles a todos seguir haciendo música y repartirse oficialmente el legado que todos acuñaron. Las líneas de bajo de Hook son himnos en el inconsciente popular y definen un estilo muy propio de Joy división, y es el remanente palpable de su historia. Mientras New Order con sus miembros llenan grandes arenas y son cabezas en festivales, Hook ha estrechado lazos en recintos más pequeños, haciendo de puente entre la nostalgia, la legenda y el músico. Esta serie de conciertos lo ha llevado a recónditos lugares en el mundo, desde Israel a Australia, de Grecia a Estados Unidos, pero es en su hogar en Inglaterra donde representa a una generación que experimentó drásticos cambios culturales al son de su música. Por lo tanto, la gira en el Reino Unido ha sido extensa y finalmente lo llevará de vuelta a Manchester durante esta semana, donde se le espera con impaciencia, para terminar el año en el icónico recinto de Roundhouse en Londres el 18 de diciembre.En una de las noches más frías en Norwich, en el este de Inglaterra, Peter Hook and The Light tocaron en el universitario recinto de The Waterfront. Mucho antes de que abrieran las puertas, ya la cola de personas se extendía por una cuadra. Las edades eran diversas pero todos capeaban el calador frio con una sonrisa de expectación, mientras el vaho escapaba de los labios. Más de setecientas personas se acomodaron cívicamente a la espera. A los segundos, y con los brazos alzados, la leyenda viviente nos saluda, agarrando el bajo rápidamente en una ovación que se sostuvo por minutos.Como su nombre lo indica, "Substance 2017" es la interpretación a cabalidad del compilatorio de ambas bandas publicado a fines de los 80 por Factory Records. Por lo tanto, la gente ya estaba preparada para un detallado setlist de casi tres horas de duración. Comenzando con 'Truth', 'Procession' y 'Cries and Whispers', todas muy aclamadas, pero al llegar a 'Ceremony' se nota un creciente y ferviente recibimiento. Hook tiene ventaja al tocar los temas del inicio de New Order y de Joy división, pues su timbre vocal es más cercano al de Ian Curtis que al de Bernard Sumner, por lo tanto es mas fácil dejarse llevar por esta fantasía al reconstruir la historia, que repasa exitosamente. El guitarrista David Potts tiene un registro bastante similar al de Sumner y es el prefecto balance en la armada del puzzle.La lista sigue y al llegar a 'Blue Monday' el público emana electricidad. Los característicos sintetizadores y las luces titilantes son el complemento perfecto para comenzar la fiesta que prende en un segundo. Las primeras líneas del single hacen eco en todo el recinto. Las música es rigurosamente interpretada y las pistas pregrabadas rellenan la complejidad de los sonidos y arreglos electrónicos. Hook sigue avanzando en el tiempo con temas como ‘The Perfect Kiss', 'Subculture', 'State of the Nation', 'True Faith' y '1963', parando en el año 1987, donde hace una intermisión para ganar respiro y pasar a la otra etapa que lo define.Tras 15 minutos entramos a la tan esperada segunda parte. Las luces se vuelven rojas y la apariencia del escenario emula una caverna con un tono más simple y lúgubre. Se cuelga su bajo y al unísono con el bajista de apoyo comienzan 'No Love Lost'. Joy división entra con todo. Cada tema creaba la misma  efervescencia en el público 'Colony', 'Wilderness', 'Failures', 'Warsaw', pero la audiencia alucina con los acordes del bajo de 'Digital'. Aunque el tono amaina con 'Autosuggestion' y nos invita a tomar aliento, todo vuelve en majestad con 'Transmission'. El instrumento tan representativo convence al público en una viaje al pasado en el icónico Manchester, aquella oscura y fértil cuidad donde todo comenzó, y poder verlo de la mano de Peter Hook es un privilegio. Le siguen 'Incubation', 'Dead Soul', pero con 'She's Lost Control' y 'Atmosphere' es cuando el espectador vibra cada nota en extremo. Al terminar con 'Love Will Tear Us Apart', nos convence a todos que los sueños se pueden hacer realidad. La leyenda nos dio un recorrido por la historia de Manchester, The Haçienda y Factory Records en un soplido en el rosto mientras cerrábamos los ojos, recreando la imagen de Ian Curtis en nuestra mente.Lorena Villegas-Cid

Contenido Relacionado