Lee Ranaldo: Caminar desnudo

El músico se presentó en el Festival En Órbita
Lee Ranaldo: Caminar desnudo

Sábado 16 de diciembre de 2017. Planetario de Santiago

La imagen de un camino representa algo especial para Lee Ranaldo. Sus dibujos y las portadas de “Acoustic Dust” (2014) y “Electric Trim” (2017) son ejemplos de ello. Interpretaciones puede haber por montones. La vía quizás simboliza para él el misterio de los nuevos rumbos, dejando atrás lo pisado. Y lo recorrido por el ex Sonic Youth no es menor. Como referente indiscutido de las cuerdas en el rock alternativo, Ranaldo tiene a sus espaldas una buena parte de la influencia que su ex grupo germinó en bandas posteriores. Pero para el neoyorkino cambiar de riel no es problema. No tiene complicaciones en darle la espalda al ruido eléctrico y desnudar su sonido para dar muestra de su gusto por vertientes más acústicas y cercanas al folk. O sea, tomar otro camino. Siguiendo esa pista, este sábado, Ranaldo se presentó en el Festival En Órbita (ver reseña del evento) para mostrar su más reciente obra.

A las 22.00 puntual, Ranaldo sale a escena, solo con una guitarra acústica en las manos. Es recibido con aplausos de entrada. Se toma su tiempo y comienza a entregar los acordes de 'Moroccan Mountains', la primera del álbum. La canción, de tempo calmo y duración extensa, pone un inicio aletargado, más allá de las arremetidas duras que el músico le imprime a su instrumento. En otro escenario, acababa de terminar el show de Juana Molina, por lo que el público llega de a poco a los espacios dispuestos para el estadounidense. ‘Uncle Skeleton’, 'Circular (Right as Rain') y ‘Let’s Start again’ siguen en la lista, mientras va cambiando guitarras y alternando con distintas afinaciones.

‘New Thing’ aparece como una paradoja. La canción cae mientras muchos están más dedicados a sus celulares que al show. Según el mismo músico ha dicho, el corte trata sobre las relaciones en la era de las redes sociales y sobre esa obsesión por ser populares en la web. Historia conocida para buena parte de los más jóvenes que están ahí a esa hora. Y ahí está Ranaldo, cantando una letra sobre la misma escena que se ve en el momento.

Luego, ‘Ocean’, cover de Velvet Underground, y ‘Lecce, Leaving’, ya en parte de la mitad del espectáculo, muestran toda la solidez interpretativa de Ranaldo, quien cada cierto rato regala muestras de su simpatía. En un momento, pregunta: “¿Mañana (domingo) es día de elecciones?”. El sí del público es al unísono. Entonces, Ranaldo vuelve a la carga. “¿Y estará más hacía la derecha o hacia la izquierda?”. La gente vuelve a mostrar sus preferencias, en una muestra que el concierto se volvía cada vez más íntimo. Casi al final, Ranaldo se acerca hacia el amplificador, buscando un pequeño acople, que va regulando con especial cuidado. Claro, en esas tierras el neoyorkino tiene trayecto y los usa como pequeños aderezos para condimentar la desnudez de su entrega actual. 

Casi una hora de show acaba con el público mostrando respeto a un referente de la música indie de los noventa. Porque, después de todo, Ranaldo puede cambiar de camino todas la veces que quiera y, aun así, no pareciera ser alguien que se ha extraviado.

Juan Pablo Andrews
Fotos: Juan Pablo Maralla

Contenido Relacionado