Foals: Reformulando la música para las masas

El esperado show de los ingleses fue extático
Foals: Reformulando la música para las masas

Miércoles 12 de octubre de 2016Teatro La CúpulaYannis Philippakis, vocalista, guitarrista de Foals, no es un nostálgico. Se espanta cuando ve a Red Hot Chili Peppers liderando los carteles de los festivales y aboga por la presencia de bandas más jóvenes a la cabeza de eventos musicales. Este año, lo probaron: Foals estuvo en el tope de los carteles de los festivales ingleses Reading y Leeds, dos de los más importantes de la gran isla y, a pesar que aún no se encuentran a la altura de la popularidad de coterráneos como Coldplay y Muse, la prensa británica apuesta que el conjunto será carta segura para números de gran convocatoria.Su fórmula es atípica. Sin apelar a coros gigantescos ni ganchos pegajosos, Foals une el dance rock con la influencia del new wave con guitarras que incluso llegan a hacer un guiño a Robert Fripp, que, de hecho, funciona. Anoche en una Cúpula absolutamente llena, el quinteto hizo saltar, cantar e incluso armar mosh pits con una lista de canciones que se extendió poco más de una hora y que incluyó material de sus cuatro discos, “Antidotes”, “Total Life Forever”, “Holy Fire” y “What Went Down”, su más reciente trabajo, que se abrió mucho más al rock con riffs pesados, tal como lo demuestra el tema homónimo.La noche fue frenética, y de la excitación de canciones como ‘Snake Oil’ a la dinámica ‘My Number’ –posiblemente la más celebrada de la noche-  también pasaron a la suavidad de ‘Give It All’, ‘Mountain at My Gates’ y otra favorita, ‘Spanish Sahara’, para volver a la agilidad con ‘What Went Down’. Yannis Philippakis se deshizo en disculpas por su demora en llegar (la fecha estaba agendada para hace exactamente un año, pospuesta para julio y luego para este 12 de octubre) y el ansia de los fans por ver al conjunto fue volcada por completo a través de una respuesta excepcional. Tanto así, que el grupo incluyó una canción especialmente para el público chileno, la juguetona ‘Cassius’, que desató la locura entre los fanáticos. El espectáculo cerró con la intrincada ‘Two Steps, Twice’, aunque desde el escenario y desde la audiencia el show pudo haber continuado sin problemas. A poco más de una década de su formación, Foals gradualmente ha reescrito el manual para atraer a las masas, todo en base a música, ni siquiera en una puesta de escena extravagante o en un carisma avasallador y eso, en una era en la que la originalidad escasea, los levanta como un referente esencial de los dos mil. Nada menos.María de los Ángeles CerdaFotos: Stephanie Valdés

Galería Asociada
tags

Contenido Relacionado