Electrodomésticos: entre el calor y el frío misterio

Más que una despedida, el inicio de una nueva era
Electrodomésticos: entre el calor y el frío misterio

Teatro Municipal, jueves 26 de noviembre de 2015

Una banda que se encuentra en la cúspide a nivel de sonido, propuesta y despliegue escénico: esa es la principal conclusión sobre el concierto de Electrodomésticos anoche en el Teatro Municipal. En un contexto en el que queda de manifiesto que se sienten totalmente cómodos, el grupo dio cátedra sobre cómo armar un buen show, llamativo y que no deja a nadie indiferente. 

Porque si bien se trataba de una ocasión muy especial (considerando la partida de Silvio Paredes al extranjero por un largo periodo) en ningún caso se trató de una despedida y, probablemente por esa misma razón, ningún integrante de la banda explicitó esa situación. 

Como una muestra de que existen muchas perspectivas hacia el futuro, el espectáculo estuvo centrado en canciones de la etapa actual, particularmente del EP “El calor” y del gran disco “Se caiga el cielo”: temas como 'El calor' (que abrió el show), 'La muerte que te vio nacer' o 'Detrás del alma', una de las mejores canciones que se han compuesto en Chile en los últimos años, confirmaron que Electrodomésticos es una banda que se renueva constantemente. Así también lo demostraron los estrenos, como 'Canción azul' y 'La ciudad se fue', en las que predominan los sonidos y estructuras innovadoras. 

Párrafo aparte merece la cohesión que existe en el conjunto, en que todos sus integrantes destacan: Carlos Cabezas como un frontman carismático (a pesar de su poca comunicación con el público), Silvio Paredes como un eximio instrumentista y Edita Rojas, una baterista sólida y que se convierte en protagonista en cada una de las canciones. Y también quienes juegan un papel fundamental, los músicos de apoyo al trío: Angelo Pierattini, tremendo guitarrista y Valentín Trujillo, en concordancia con su tradición familiar, un fenomenal tecladista 

Evidentemente hubo lugar para clásicos, como 'Has sabido sufrir', en clave de bolero rock, que a estas alturas es un emblema de su discografía y guiños a la primera fase del grupo, con 'Señores pasajeros' y particularmente 'El frío misterio', fiel a la versión original (incluyendo el protagonismo de la trompeta), llevándonos a los 80 cuando revolucionaron la escena musical nacional con su propuesta. 

En resumen, un espectáculo sólido con énfasis en los detalles sonoros y estéticos: no es una despedida, sino posiblemente el inicio de una nueva era y qué mejor que hacerlo en el Teatro Municipal, un escenario en el que funcionan a la perfección. Tendremos que esperar para ver con qué nos sorprenden en el corto y mediano plazo, porque está claro que aún no se ha acabado el sabor.

Emilio Garrido R.

Fotos: Peter Haupt  

Galería Asociada

Contenido Relacionado