AL DI MEOLA en Chile

Sabiduría jazzera y melodías universales
AL DI MEOLA en Chile
Teatro Caupolicán, viernes 4 de octubre de 2013   Han pasado muchos años desde que el foco central de Al Di Meola era convertirse en el guitarrista más virtuoso y con mejor técnica del mundo. Esa visión ya es parte del pasado, lo cual quedó absolutamente demostrado en la última visita del gran músico a nuestro país.    En primer lugar, el formato fue radicalmente opuesto a lo que conocíamos: en esta ocasión, la guitarra eléctrica quedó fuera del show, dando protagonismo al sonido acústico, con un trío, formado por el acordeonista  Fausto Baccalosi y el baterista Peter Kaszas. Como era de esperar, y siguiendo la tradición de siempre, la performance fue suprema, con una emotividad y fuerza permanente en las interpretaciones. Aunque, en honor a la verdad, por momentos se extrañó la presencia de bajo o teclados para acompañar de mejor manera las atmósferas que se generaron.    El espectáculo comenzó con la excelente “Misterio”,  con Di Meola luciéndose en una interpretación sólida, con su sonido inconfundible y una perfección que realmente no deja de sorprender. Asimismo, la banda que lo acompañó no dejó indiferente a nadie: Baccalosi (que fue presentado por el anfitrión como “el mejor acordeonista del mundo”) se convirtió en un partner de lujo, mediante una ejecución que dejó en evidencia, que se siente cómodo en este rol. Mención aparte para interpretaciones como “Double Concerto” (original de Astor Piazzola) y “Brave New World” en las cuales impactó a todos los presentes.    En general, queda demostrado que en este caso la perfección extrema en la interpretación musical, no va en desmedro de lo que se escucha, ya que en ningún segundo podríamos hablar de que el concierto se tornó aburrido. Mientras Kaszas, logra una notoriedad importante, ya que ejecuta con sutileza y precisión la percusión, transformándose en la revelación -para mí al menos- del espectáculo. Un excelente músico, que no tenía la posibilidad de conocer y que me asombró.    Y como era de esperar, el recital tuvo un enfoque particular en las canciones de The Beatles, el núcleo del nuevo disco de Di Meola. Al respecto, puedo decir que las versiones son excelentes, hechas con respeto y dedicación. Por ejemplo, cuando ejecutó solo en el escenario “Michelle” y  “Blackbird”, no hizo otra cosa que emocionar a todos. También destaco las interpretaciones de “Being For The Benefit of Mr. Kite” (una sorpresa tremenda) y “And I Love Her”, magistrales.    A pesar de que la asistencia no fue masiva, el ambiente que se logró fue óptimo. Tanto que Di Meola, adivinando lo que muchos esperábamos, invitó a acercarse al escenario para cerrar la velada con el clásico “Mediterranean Sundance”, ligada con “Río Ancho”, siguiendo la tradición del clásico disco “Friday Night in San Francisco”. La ausencia de Paco de Lucía no fue impedimento para entregar una interpretación de lujo, que dejó a todos conformes con lo experimentado.    Evidentemente que faltaron temas de su carrera en los 70 (a mi juicio, lo más indispensable de su trayectoria), pero me pareció una excelente propuesta volver con algo distinto, que permite apreciar a cabalidad su legado como uno de los grandes de la guitarra contemporánea.    Emilio Garrido R.  Fotos: Julián Pacheco.-  

Contenido Relacionado