Comparte

Magma: Una música sin tiempo

El permanente encontrar de Christian Vander
Magma: Una música sin tiempo

Si es que existe una experiencia musical fuera de todo concepto preestablecido, esa es la que ha creado la banda francesa Magma en casi 50 años de trayectoria. Formados en 1969 en París bajo la férrea conducción artística y sonora de Christian Vander, la agrupación ha forjado una discografía extraña, impredecible y brillante.

A través de una imaginería, una historia, un sonido y hasta un idioma creado por ellos mismos, Magma se ha enfrentado a los insoldables misterios de la consciencia, de la vida y del universo, con una propuesta musical en extremo espiritual, que es el reflejo de una cultura creada por colonos terrícolas que llegaron al planeta Kobaïa, tras el desastre ecológico en la Tierra.

Pero aquella, es solo una de las historias que se cuentan en los discos de Magma. También hay espacio para los faraones egipcios, las revelaciones místicas y las batallas interestelares, en una obra rica en sonoridades, conceptos, sentimientos y, sobre todo, sanación espiritual. Discos como “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh”, “Köhntarkösz”, “Üdü Ẁüdü”, “Attahk” o “Ëmëhntëhtt-Ré”, no tienen parangón en el contexto de la música contemporánea: una inédita fusión de rock, música clásica, bel canto, experimentación, jazz, spiritual, progresivo, etc. En suma, un estilo entero inventado por Vander, que ha sido bautizado Zeuhl, “celestial” en el idioma kobaïano.

Ad portas de los dos conciertos que Magma ofrecerá en Chile, el 23 de noviembre en el Teatro Nescafé de las Artes en formato eléctrico y al día siguiente en la Sala Claudio Arrau del Teatro Municipal en un show acústico, tuvimos la suerte de conversar con Christian Vander. Acá las palabras del maestro francés.

Hola señor Vander, muchas gracias por su tiempo. Cuéntenos a grandes rasgos de qué se tratarán los dos conciertos que Magma dará en Chile a fines de noviembre, como parte de la gira “The Endeless Tour Part 3”: primero el eléctrico del 23 y luego el acústico del día siguiente.

-Sí, en el concierto eléctrico vamos a tocar música de discos como “Ëmëhntëhtt-Ré” y “Attahk” y en el acústico, yo me encargaré personalmente del piano y la voz, junto a otros integrantes de Magma, que me acompañarán en las voces. Tocaremos el disco “Mekanïk Destruktïw Kommandöh”. En mi repertorio acústico, también incluyo temas no muy conocidos de mi carrera solista. La verdad es que no te puedo dar más detalles de este show acústico, porque aún no defino exactamente qué vamos a tocar. Así que será una sorpresa.  

Magma se ha mantenido plenamente vigente en los últimos años, sacando discos y girando constantemente ¿Cómo explicas que la música de la banda siga impactando a nuevas generaciones de audiencias?

-Puede ser porque jamás hemos hecho una música de moda. Hemos pasado por diferentes estadios en nuestra música, sin dejarnos influenciar por cosas exteriores y superfluas. La música que hacemos no tiene nada que ver con las tendencias del momento. Como se dice, no hay nada más pasajero que la moda. Es efímera. Así que creo que eso ha hecho que nuestra música trascienda generaciones.  

En Magma existe una visión espiritual y religiosa de la vida, el mundo y la realidad. ¿De dónde viene aquella propensión a la espiritualidad y a contar historias que hablen de aquello: el origen y destino espiritual del ser humano?

-Es difícil tu pregunta, porque cuando era muy joven, me fasciné por la vida en todas sus dimensiones, quiero decir, por el porqué de la vida. Mucha gente se interesa en esto y luego viene la formulación. Si tú quieres, es una evolución, cada tema, cada pieza de música, es un desarrollo mismo de la vida, de una idea, cada vez de una manera distinta. Yo siempre trato de estar atento a aquello. No tengo nada y vuelvo a comenzar constantemente. Así puedo llegar a sensaciones desconocidas y cada canción es un ensayo inexplorado. Es muy difícil expresarlo en pocas palabras, pero hay muchos ejemplos de músicos que han sido referentes, entre ellos, John Coltrane. No hay premeditación, las cosas llegan de manera natural. Cuando voy al piano las cosas surgen espontáneamente. No hay nada predeterminado, ni siquiera las voces. Yo no preparo la música, sino que llegan a mí naturalmente, sobre todo cuando estoy en el piano.

¿Nacen?

-Sí, exactamente, la música de las canciones son como las palabras del lenguaje. Las historias de los temas que relata Magma vienen igualmente de manera natural a mi espíritu. Es difícil de abordar, pero podría decir que soy como una especie de retransmisor, un emisor o mejor dicho, un receptor, que recibe las cosas y las transmite. El universo se hace consciente a través de la música. El mundo que yo atravieso, hay que entenderlo como algo mágico. Por un momento me concentro y puedo transmitir cosas con el piano o con la voz. Es difícil de ver, porque nunca se sabe cuándo las cosas pueden venir. Es algo mágico con seguridad. Hay que estar siempre disponible para la música, porque ella puede llegar en cualquier momento. Hay diferentes formas de cómo la música se manifiesta, incluso puede llegar en un sueño.  

Justamente, siempre se nombra a John Coltrane como una de las más importantes influencias de Magma ¿Qué nos puedes contar sobre aquello?

-Jamás he tocado la música de John Coltrane como parte de mi repertorio o el de Magma. Por supuesto, la he respetado, la he ensayado y la he tocado como algo para mí. Diría que muy por el contrario, no me he dejado influenciar por la música de Coltrane, sino que por su espíritu. Cada disco de él nos sorprende todavía ahora. Cada vez que lo escuchas, es siempre una novedad, algo que llega al interior. Eso fue lo que para mí fue importante. Cuando comencé con Magma, siempre quise sorprenderme a mí mismo y a los otros, y de este modo, hacer que el público sintiera y se asombrara cada vez con un nuevo disco, porque es una novedad, una aventura, una sorpresa que jamás se va a repetir.

Un disco de una profunda espiritualidad es su álbum solista “To Love” ¿Qué nos puede comentar del trabajo creativo de aquel álbum? ¿Podremos escuchar algo de él en el concierto acústico?

-Sí, de todas maneras. El show será en el espíritu, digamos en el tono, de aquel disco que está construido en piano y voz. Partiré con una canción que se parece mucho a los temas de ese álbum. 

En el último tiempo, varios de los discos clásicos de Magma han sido re-editados. ¿Cómo ves que trabajos como “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh”, “Köhntarkösz” o “Attahk” han sobrevivido al paso del tiempo y se han recreado en los nuevos tiempos?

-Es una música que no tiene tiempo, ella está afuera del tiempo. Es simplemente, como te decía antes. Jamás ensayo, jamás compongo la música para el público, sino que la hago para mí primero, para sorprenderme en la búsqueda y por el contrario, me sumerjo en las situaciones rítmicas, en las notas y las armonías, pero sobre todo en el ritmo, que me hace aprender a descubrir espacios diferentes. Hay que meterse, como se dice, en situaciones, para descubrir ritmos nuevos, cosas nuevas, que todavía no están formuladas. Creo que en nuestra música, intentamos descubrir ritmos nuevos con sensaciones novedosas, rítmicas primero, después armónicas, donde la melodía es más que la armonía. 

Por la imaginería, el idioma, la historia y la mística, se ha comparado el mundo de Magma con el de escritores como Tolkien y Lovecraft ¿Qué opinión te merece aquello? ¿Estás de acuerdo o te parece que son visiones artísticas totalmente distintas?

-Pienso que todas las visiones son distintas. Creo que los escritores, los hombres, los músicos, los poetas expresan ideas o visiones, que se transforman y son formuladas de maneras diferentes según cada persona. Pienso que todo está un poco ligado, conectado, porque como sabes, somos sensibles a las mismas cosas. Las experiencias de la vida, también están en un estado en el cual uno busca y uno aprende persistentemente. En la vida se pueden tener ideas evolucionadas, que van a depender siempre de la voluntad de una búsqueda, de un permanente encontrar.   

Por último señor Vander, ¿qué mensaje le gustaría entregarles a sus fans chilenos que lo esperan a fines de noviembre?

-Estoy impaciente por recrear la más bella música para ellos. Es un público muy hermoso, que ha tocado mi sensibilidad. Quiero hacer conciertos emotivos y llenos de energía, entregando todo lo que puedo dar.  

Muchas gracias señor Vander por su tiempo y sus palabras. Lo esperamos acá en Chile a fines de noviembre.

-Espero haber tenido la claridad para entregar buenas respuestas, considerando la rapidez que implica una entrevista. Espero haberme expresado de buena manera. Muchas gracias a ustedes. Hasta pronto.

Entrevista: Isabel Rivas S.
Preguntas y nota: Héctor Aravena A.

Contenido Relacionado