Furia y Razón

Una de las bandas emblemáticas del Punk chileno está de vuelta con “Furiarazón”, placa que trae de regreso a su vocalista de siempre, Giancarlo Canessa. Hoy, Machuca mira hacia el futuro con optimismo y con esa energía ‘punketa’ más viva que nunca... definitivamente no puedes dejar pasar esta nueva producción.

Después de la edición de “Tercero”, el año 2000, las noticias sobre Machuca se hicieron cada vez más difusas. Ya habían recibido algunas críticas por la inclusión de ‘Cachano’ en las voces y por el giro experimentado en esa placa, por lo que la vida de la banda no era todo lo saludable que merecía una agrupación de la talla e importancia de Machuca. Sin embargo, en 2003, un anuncio remeció a los fans y medios de comunicación, pues el grupo anunciaba el regreso de Giancarlo Canessa –su vocalista de siempre- y prometían la edición de una nueva placa de estudio... Y además, esta vuelta era en grande, teloneando a los argentinos La Renga.

De todo esto ya ha pasado casi un año y medio y, para ser sinceros, durante este lapso de tiempo, Machuca se mantuvo prácticamente en silencio... pero esta vez sí había una razón de peso y el final de todo era algo mucho más importante, pues el cuarteto formado, además, por Felipe Infante (batería), Francisco Muñoz (guitarra) y Claudio "Basura" Infante (bajo), se dedicó de lleno a trabajar en “Furiarazón”, su cuarto álbum de estudio. Según nos cuenta Canessa, esperaban la ocasión precisa para lanzar esta esperada producción: “Empezamos a buscar sello, a ver cómo financiaríamos la grabación y, personalmente, convenciéndome de que vale la pena volver a la banda que creé y tratando de hacer míos los temas del nuevo disco, que fueron hechos con la antigua formación”.

Así comenzaba a tomar forma lo que sería, finalmente, “Furiarazón”, la cuarta entrega de la banda penquista y que, como se había anunciado, presenta el regreso de Canessa a la agrupación. Y aún más, oficializa la vuelta de una de las bandas fundamentales del punk criollo que, tras 15 años de carrera, siguen firmemente en pie. Giancarlo nos completa la idea: “Es muy simple, afrontaremos la promoción del álbum sin manager, a la antigua y apelando a la amistad creada con los medios a través de los años. Haremos muchas presentaciones en el verano, para que en marzo ya se sepan los coros de los temas y cantemos todos juntos. El sello aún no tiene mucha incidencia en esto, pues los medios nunca se han fijado en disqueras independientes, sobre todo del que es el exclusivo de bandas Punk de Chile”.

Con la producción en las calles, Machuca recorrerá Chile durante el verano y celebrará los 15 años de la banda, a la espera del lanzamiento oficial del disco que se realizaría, tentativamente, en marzo... De todo esto y mucho más, conversamos con Giancarlo ‘Huaso’ Canessa.

¿Cuáles fueron los motivos para el retraso de este nuevo álbum?

¿Retraso? Nadie estuvo apurado, sólo que, llegado el momento de encontrar el sello, llegar a un acuerdo y fijar la fecha de las grabaciones para agosto de 2004, ‘Basura’ tuvo un accidente en su mano izquierda con una recuperación estimada en 3 meses. Esto no retraso la salida del disco -estimada siempre para fin de año-, sino que acortó el tiempo de grabación y de todo lo que viene después. ¿Por qué no seguimos trabajando en el tiempo de recuperación de ‘Basura’? Simplemente porque trabajamos en equipo en las voces y, personalmente, lo acompañé en su tratamiento y lo esperé para la grabación.

MACHUCA 2¿Cómo fue el proceso de grabación?

Fue simple, grabamos las voces como si fuera un recital, todos juntos y a la primera toma, con gallos, desfases o desorden, pero con toda la fuerza y onda que da un en vivo de la banda. Esta forma se dio en el estudio gracias al ambiente que se creó en él, antes de llegar, muchas cosas estaban inconclusas y sólo esperábamos estar grabando para ir solucionando y/o decidiendo cosas.

¿Qué cosas nuevas surgieron en el estudio?

La forma de grabar el disco surgió ahí, tener más onda que calidad de sonido. De hecho tratamos de ensuciarlo, eso no significa que suena callampa, sino que en el estricto rigor de recrear lo más parecido a un recital en vivo. Variamos registros de guitarra para ensuciarlas –pa’ mí oído, el registro de estos temas dejado por Cachano es casi heavy metal, y por mí es punk, y todo lo que esto significa-. El primer tema del disco ‘Las buenas nuevas...’ lo hice en el estudio en 10 minutos. Muchas frases de letras ya hechas por la banda (no por mí salvo la antes mencionada) las cambié, borré o acorte en el estudio. Me costó mucho hacer míos los cortes, pues los registros estaban pa’l Cachano, las letras no eran mías y la música no me llenaba por no tener ninguna incidencia en ellas, era un lío pa’ mí. Pero lo hice.

¿Qué es lo nuevo que aporta este álbum?

Esto es un ejemplo de persistencia en el tiempo, de valorar la amistad, de volver a la esencia con la que fue creada la banda y que se había desvirtuado a mi parecer. La escena está paralizada en una fórmula ya probada de melodías y guitarras (a lo Green Day) que la banda en sus inicios practicó, pero con la diferencia que eran los comienzos de los noventa, no pasado el dos mil. Para mí, la escena no ha entregado nada nuevo, pero en el sello escuchamos cosas nuevas y que ningún medio apoya. Agrupaciones que tocan mucho y que llevan público a sus shows, trabajaremos con ellos.

¿Cuáles son, a tu juicio, los elementos más rescatables de este nuevo álbum?

La fuerza que trae esta fórmula de grabar sin mediar pinchazos, repeticiones y afinadas, todo de una. La incorporación de toda la banda en las letras, la suciedad más que evidente de las guitarras, la improvisación al momento de registrar las voces, pues muchas decisiones fueron tomadas en el momento mismo de grabar. También fue importante la ayuda de invitados para apoyar las voces (Taka, Jimmi de La Pozze, Paulo Pegote, Cachano), alguno que otro tambor cuero de vaca, temas clásicos y nuevas creaciones tipo Kyuss en Karma por ejemplo, harto rock a la antigua y el cover de Black Sabbath, un disco misceláneo con viejas y nuevas formulas.

¿Seguirán siendo una banda disgregada geográficamente o existen planes de cambiar esto?

Todo sigue igual hasta nuevo aviso, al fin y al cabo nos da respiro para no aburrirnos de nosotros mismos.

En cuanto al sonido del disco, se escucha un poco Low Fi... ¿Dónde estuvo el problema? ¿Tiene algo que ver el sello en materia de presupuestos?

Problema no hubo, se grabó punky, a la antigua, onda demo, como quieran llamarlo. Estamos conscientes de eso y no nos molesta... Quizás al ‘Pollo’ (Francisco Muñoz, guitarrista), pues él no estuvo en el proceso de grabación, mezcla y masterizacion. Para la otra, tal vez, sea de otra forma. Esa onda se armó en el estudio que es del sello; hay salas de ensayo, cerveza, mucho punky, esa onda se nos pegó y estoy contento porque esto nos va a costar trabajo, cosa que parece que se le había olvidado a la banda, que nadó por otros mares que, creo, no eran reales. Yo no me mareo.

MACHUCA 3Teniendo en cuenta la experiencia con En Tus Venas Records ¿Cuál es tu opinión de la escena punk en Chile?

Esta en el mejor pie que podría estar un país conservador y que está atento más a lo de afuera que a lo propio; a los grandes sellos más que a los pequeños. Pero Machuca tiene la palabra junto a las bandas del sello para cambiarlo... Y de ahí somos.

Las cosas están claras, el sonido de “Furiarazón” depende exclusivamente de las decisiones del cuarteto. Ahora, lo importante es darlo a conocer y volver a situar el nombre de la agrupación donde se merece. Para ello, ya hay algunos shows fijados en Santiago (5 de enero en Paseo Orrego Luco 46), Iquique (8 de enero) y Osorno (26 de enero)... lo que venga después de este verano, sólo depende de la banda.

Entrevista: Alejandro Cisternas
Texto: Rodrigo Carvajal U.
tags

Contenido Relacionado