Comparte

Wrong One To Fuck With

Wrong One To Fuck With

Relapse Records. 2017

Muchos se preguntarán por qué Dying Fetus de un momento a otro se catapultó a las ligas mayores del death metal, siendo número estelar en festivales europeos, además de portada en importantes revistas del medio. Como sea, muchas de estas suspicacias respecto de su sobreexposición mediática, son disipadas al escuchar “Wrong One To Fuck With”, su última entrega donde la banda lleva la ejecución a niveles de espectacularidad sonora impresionante.

El death metal, más aun en la sub vertiente del brutal death metal, la innovación es prohibitiva y puede llevar a la banda a decantar en sonidos que lo alejen de aquello que ha sido su sello distintivo a lo largo de su carrera. Muchos podrían pensar además, que por su nombre, se trata de una banda desquiciada que solo se refiere a aberraciones o mutaciones biológicas y que su música no son más que intrincados sonidos viscerales, asincrónicos y repulsivos para una inmensa mayoría. No obstante, Dying Fetus está muy lejos de eso, su calidad musical es asombrosa y posee argumentos de sobra para convertirse en una banda única dentro de este sub género tan carente de versatilidad. Por un lado, liricas muy bien elaboradas que hablan de temas contingentes y existenciales pero con una traslapada esencia macabra, su iconografía se mantiene dentro de los cánones estándar para el estilo, lo que acrecienta esa densa atmosfera de brutalidad que impone a su música, la cual no deja pie para creer que se trata de otra cosa que no sea un Death metal de brutalidad extrema.

‘Fixated on Devastation’, abre el disco como una tracción sonora feroz, llena de bestialidad y técnica, y que pese a la definición de su estilo, la placa va alternando una diversidad de ritmos siempre navegando dentro de la música extrema, desde un intenso grindcore hasta ciertas lecciones de virtuosos riffs, que se ven reflejados en cortes como ‘Die with Integrity’, la que parte con un ritmo acelerado que a poco andar retoma ese groove diabólico que se ve aún más patente en ‘Seething with Disdain’. La batería encaja perfecto con sus ritmos sincopados, blast beats y velocidades al límite de lo humanamente posible.

La verdad que “Wrong One To Fuck With”, resulta ser un disco sumamente eficaz, una sumatoria de agresividad mezclando con una exquisita técnica, muy bien definida en cada uno de sus instrumentos, resultando ser un trío que integra y ejecuta de manera pulcra y definida, un death metal del más alto nivel, sin que esto se vuelva un sonido críptico e indescifrable. 

“Wrong One To Fuck With” está lejos de ser un disco más del 2017, pues éste vas más allá de una correcta ejecución, ya que el producto final bordea la perfección. Un paso enorme para la carrera de esta banda, que a partir de hoy ingresa al grupo selecto del death metal americano, que a veces parece tan difícil ingresar, dado los exponentes de marca mayor que ahí pululan.  Sin duda, la banda viene demostrando con creces que pueden hacer historia con placas que no pueden ni deben dejar indiferente a nadie, con bandas como ellos, el Death metal sigue siendo materia de análisis, regocijo y asombro. 

Maximiliano Sánchez

Contenido Relacionado