Overtures of Blasphemy

deicide cover1

Century Media. 2018

Para muchos, la etapa dorada de Deicide era cosa del pasado y no quedaba más que conformarse con su enorme legado desarrollado durante los noventa y contrastarlo con uno que otro track destacable de sus álbumes siguientes. Aunque lo anterior tiene un grado de certeza, al parecer esta nueva etapa, iniciada hace ya casi 15 años, ha llegado a su punto más alto con “Overtures of Blasphemy”, definitivamente lo mejor de Deicide desde “Serpent of the Light” y aunque parezca antojadizo, un punto de inflexión que redefine una nueva era para la banda, puesto que a la ya consolidada dupla Benton/Asheim, se le suma Kevin Quirion y Mark English como eximios guitarristas, quienes finalmente se constituyen en las piezas faltantes para encontrar ese ensamble musical perfecto y a su vez tan esquivo.

‘One with Satan’ inicia con un ritmo que pareciera hundirse en la monotonía, pero que a los pocos segundos retoma esa velocidad bestial a la cual nos tiene acostumbrados y que produce esa sensación de confort y tranquilidad de que al menos tendremos un disco con los elementos de siempre. Altas expectativas respecto del devenir del disco, lo produce ‘Crawled from the Shadows’, segundo corte que continua con un sonido devastador, una velocidad demencial que reafirma aun más que estamos frente a un disco que viene a poner orden y reposicionar la carrera del cuarteto oriundo de Florida. La correcta equalización y sonido del disco en términos generales da muestras de la increíble ejecución musical de Quirion/English y de la sorprendente habilidad de Steve Asheim, quien definitivamente se roba la película. Por su parte, Benton con su voz intacta termina por ser la guinda de la torta de un line up realmente de lujo. Por ahí se extraña lo realizado en sus primeros discos, con esa lógica bivalente de sus vocalizaciones, el constante juego del gutural/agudo, que acá lamentablemente está ausente, quizá en el único punto bajo del disco.   
                                                       
Cortes como ‘Seal The Tomb Below’ y ‘Compliments of Christ’ son signos de un despliegue de técnica sobresaliente e intenso groove que recuerda a lo hecho en “Once Upon the Cross”. ‘Excommunicated’ representa aquella alma primitiva que retoman con todos sus laureles, quienes hace dos décadas, fueran los reyes indiscutidos del death metal más blasfemo y sacrílego. No obstante, en “Overtures of Blasphemy” también pueden encontrarse ciertas innovaciones de lo que es el Deicide siglo XXI, ‘Defying the Sacred’, entrega esa estructura más técnica, de guitarras virtuosas y limpias, aunadas de la constante complejidad técnica que otorga Asheim a cada track. Si bien muchos creían que las viejas costumbres se habían diluido, estos 12 cortes de malevolencia pura, dan cuenta que aquel rasgo característico no se ha disipado.    

Un disco que sin duda revitaliza a Deicide, restituyéndolos como uno de los grandes referentes de la escena de Florida, sin lugar a dudas la banda con el mejor presente y su sonido característico que renace. Al parecer, los 5 años desde su última entrega, sirvió para calibrar su engranaje y desplegar todo su potencial en un disco que da un dejo muy agradable al paladar, diatriba hacia el cristianismo, directa y sin tapujos, en momentos que la iglesia merece un escarmiento, Deicide reaparece para darnos esperanza en que aún queda Death Metal con esa impronta irreverente.

Maximiliano Sánchez

Contenido Relacionado