Comparte

Automatic For The People (25th Anniversary Deluxe Edition)

Automatic For The People (25th Anniversary Deluxe Edition)

2017. Warner

Nadie creería que la intención original de R.E.M, cuando llegó el momento de enfrentarse a construir el sucesor del exitoso y folkie “Out Of Time”, era la de firmar un disco de rock. Sin embargo, la única alusión al rock and roll en todo el excelso "Automatic for the People", estaría contenida en el primer verso de la sombría ‘Drive’ y en el arranque de la neilyoungiana ‘Ignoreland’, el ataque de Stipe a los líderes republicanos de los Estados Unidos de entonces.

Uno de los singles más fabulosos salidos de la placa, ‘Man on the Moon’, originalmente llamada ‘C to D Slide’ -por la progresión de acordes de su esqueleto- y parte del puñado de demos de esta edición, fue el resultado de la lucha de Stipe contra el bloqueo de escritor. Caminando por Seattle con sus audífonos, imágenes comenzaron a emerger y Andy Kaufman tomó un lugar central, entre referencias a Elvis y juegos de mesa. En un triángulo enigmático, las dudas sobre la muerte real de Elvis -¿estará en Hawaii?- la inquietante incredulidad del público ante el cáncer que acabó con Andy Kaufman -como Pedrito y el Lobo- y las teorías conspirativas sobre la llegada del hombre a la Luna, marcaban, aún en este corte refulgente, el aura misteriosa del disco, jugando con el velo escurridizo entre realidad y ficción, y entre la vida y la muerte. 

Siguiendo la línea de las anteriores ediciones aniversario de R.E.M, los lados B de los singles quedan excluídos -como la gran ‘It’s a Free World, Baby’, reverso de ‘Drive’- debido a su inclusión anterior en la colección de rarezas “Complete Rarities: Warner Bros 1998-2011” y el grueso del material son interesantes bosquejos como ‘Afterthought’ y ‘Pakiderm’ (ambas para la instrumental ‘New Orleans Instrumental No. 1’) y descartes como ‘Mike’s Pop Song’, ‘Devil Rides Backwards’ o ‘Photograph’, ésta última junto a Natalie Merchant y aparecida anteriormente en el álbum “Born To Choose”, editado en 1993 a beneficio de NARAL, y que contó con apariciones de artistas como Matthew Sweet, Pavement y Soundgarden. El sorprendente registro en vivo “Live At The 40 Watt Club”, que se incluye en el set, suma al repertorio una gran versión de ‘Funtime’, de Iggy Pop.

Editado el 5 de octubre de 1992, y con un título en homenaje al local favorito de comida soul de los de Athens, “Automatic For The People” es un trabajo simplemente sublime, cuyo carácter lúgubre e incluso fúnebre, en su momento, estuvo circundado por rumores respecto a la salud de Michael, con el SIDA y el cáncer como principales sospechosos. Explorando el suicidio (‘Everybody Hurts’), el paso del tiempo (‘Find A River’), y la mortalidad (‘Try Not To Breathe’), la banda, al tope de su juego, con la experiencia de exactos diez años en avalancha desde el reluciente “Chronic Town” -24 de agosto de 1982- y con un sonido potenciado por los ejemplares arreglos de cuerdas de nada menos que John Paul Jones, el hombre del bajo en Led Zeppelin, erigió -paradójicamente- su disco más inmortal.

Para 1992, Stipe y Kurt Cobain habían comenzado una gran amistad, que lo llevaría a convertirse en el padrino de Frances Bean, nacida en agosto de aquel año. Como una broma interna a su amigo -aficionado al uso de ‘yeahs’ en sus composiciones- el vocalista terminó cada una de las estrofas de ‘Man On The Moon’ formulando cuatro al hilo. Dos años después de aquello, Kurt dejaría abruptamente este mundo, y su Fender Jag-Stang sería entregada a Peter Buck de manos de Courtney Love, siendo el pilar de “Monster” y estrella del video de ‘What’s the Frequency, Kenneth?’. Al fin registrando aquél aplazado registro de exclusivo rock incandescente, en medio del fulgor palpitaba la sentida y desgarradora ‘Let Me In’. Pues que quede constancia: R.E.M. siempre rockeó. Y nadie les decía a dónde ir.

Nuno Veloso

Contenido Relacionado