Madonna desde una óptica rockera

La Reina del Pop tocó en CBGB, amadrinó bandas y cantó con Ozzy

Madonna fue baterista de una banda post punk. Pasó en 1979. El grupo se llamaba Breakfast Club, en alusión a la costumbre de sus miembros de tomar desayuno juntos después de ensayar toda la noche. Su máximo logro fue tocar en el mítico CBGB, donde la futura Reina del Pop tuvo una revelación: su lugar no estaba en un sillín, sino parada adelante y con el micrófono en su poder. Esa noche pidió que la dejaran cantar un tema para sentirse como Debbie Harry por algunos minutos.

Después del show, volvió a la sinagoga donde alojaba. Eran otros tiempos para Madonna Louise Ciccone: recién se había salido de la universidad y el mundo aun no se rendía a sus pies. Sumida en el anonimato, actuaba en películas experimentales de bajo presupuesto y era corista de cantantes de música disco de poca monta.

En 1980, formó su propio grupo, Emmy and the Emmys, un toque más punk e influenciado por Pat Benatar y The Pretenders. Sería su última parada antes de volverse la superestrella que todos conocemos.

* * *

Madonna editaba rock. Fundado por ella, el sello Maverick terminó a mediados de la década pasada entre litigios y números rojos, pero en los noventa tuvo su época de gloria surfeando la última ola de la era alternativa, que fue la más alta en cuanto a ventas. Dos discos archifamosos de la época salieron de su catálogo: "Jagged Little Pill" de Alanis Morissette y el debut homónimo de Candlebox.

"Si dices que 'Far Behind' no te hace cantar, estás mintiendo", comentó alguna vez Chino Moreno, cuya banda también formó parte de la compañía, una subsidiaria de Warner. El primer contrato firmado por Deftones fue cuantioso y toda la maquinaria de Maverick se puso a su servicio para hacerlos notar, aunque a veces pasara todo lo contrario. Moreno cuenta que una noche estaban tocando y se dio cuenta de que nadie lo miraba: todos los ojos se dirigían al balcón donde Madonna disfrutaba del show bailando.

Es pertinente señalar que el sello se inició editando el controversial libro "Sex", así que no era ajeno a la polémica como método publicitario.

Llegada la hora de promocionar "White Pony", dos actores porno fueron contratados para salir teniendo sexo en un bizarro spot televisivo. La actriz del comercial, Dasha, también aparecería en el video de 'Music' de Madonna, a la que aparentemente nadie se negaba. En 1994, anunció que estaba interesada en Bad Brains y al año siguiente ya los tenía fichados.

* * *

Madonna tiene un tema con Ozzy. La historia es un tanto nebulosa, pero existe una grabación en la que ambos comparten créditos. Se trata de 'Shake Your Head', parte del disco "Born to Laugh at Tornadoes" de Was (Not Was), la banda de Don Was, un productor de la primera línea del rock ligado a pesos pesados como los Rolling Stones, Roy Orbison, Elton John y Bob Dylan. Gracias a sus excelentes conexiones Was tenía invitados de lujo como Leonard Cohen o Wayne Kramer de MC5 en sus álbumes.

Antes de volverse popular con su debut homónimo de 1983, Madonna audicionó para Don Was e hizo un demo de 'Shake Your Head', pero no logró convencerlo y quedó fuera de la versión final. Según el afamado productor, excluirla no tuvo nada que ver con su talento, sino con la sensación de que no estaba ante la persona correcta para la tarea. Años después, arrepentido, pediría permiso para desempolvar la maqueta y utilizarla, pero ella se rehusó. La idea de Was (Not Was) era reeditar 'Shake Your Head', uno de sus principales éxitos, en una nueva versión. Ante la negativa de Madonna, Kim Basinger fue reclutada para cantar junto a Ozzy. Por si acaso, a comienzos de los noventa, la actriz estuvo cerca de iniciar una carrera en la música mientras era novia de Prince (incluso se rumorea que la pareja grabó un disco que permanece inédito).

Pese a que Madonna no quiso que su viejo registro se publicara, un accidente con apariencia de maniobra intencional provocó que aun así saliera a la luz. El demo fue usado a la mala en un par de remixes oficiales donde la Reina del Pop y el Príncipe de las Tinieblas, aparentemente tan distintos, conviven de lo más bien sobre una base bailable.

Andrés Panes

Contenido Relacionado